Biografía


San Ignacio de Loyola (1491-1556), sacerdote español fundador de la Compañía de Jesús, orden religiosa de la Iglesia Católica más conocida con el nombre de Jesuita.
Nació el 24 de diciembre de 1491 en el Castillo de Loyola en Azpeitia, población de Guipúzcoa cerca de los montes Pirineos (España).

Su nombre verdadero fue Íñigo de Ónaz y Loyola a veces llamado por error Íñigo López de Recalde, era el más joven de los ocho hijos y tres hijas de la noble familia. Luchó contra los franceses en el norte de Castilla, pero su breve carrera militar terminó abruptamente el 20 de mayo de 1521 cuando fue herido en una pierna durante la defensa de Pamplona ante los ataques franceses. Mientras se recuperaba leyó algunos libros religiosos que le hacen descubrir, en la vida de Jesús y de los Santos, un nuevo horizonte en su vida.

En 1524 inició estudios de gramática, lógica, física y teología en las universidades de Barcelona, Alcalá de Henares y Salamanca. A lo largo del año 1527, vivió dos procesamientos y es encarcelado. Al salir de la prisión viaja a Salamanca. Nuevamente tendrá procesos inquisitoriales, se le prohíbe predicar y enseñar materiales teológicos por no haber hecho suficientes estudios.

En 1528 marchó a París (Francia), en cuya universidad se licenció en artes y, al año siguiente fundó una fraternidad piadosa que, mas tarde, terminaría por convertirse en la Compañía de Jesús. En 1538 fue ordenado sacerdote y celebra su primera misa en la Iglesia de Santa María de Maggiore. En 1540 Pablo III confirma la fundación de la Compañía de Jesús. Se cree que entre 1537 y 1542 cambió su nombre de Íñigo por el de Ignacio.

En 1541, comienza la redacción de las constituciones de la Compañía de Jesús y es elegido superior general de la misma. A partir de ese momento, vivirá permanentemente en Roma.

Murió súbitamente el 31 de julio de 1556, sin haber tenido siquiera tiempo de recibir los últimos sacramentos. Es enterrado en el lugar donde actualmente está la Iglesia Gesú en Roma.

En 1609, El Papa Pablo V beatifica a Ignacio de Loyola. Fue canonizado en 1622 por el Papa Gregorio XV y Pío XI le proclamó patrono de los ejercicios espirituales y retiros. Su festividad se conmemora el 31 de Julio de cada año.